Las muertes por coronavirus en Los Ángeles alcanzaron un nuevo máximo en Pascua

Los Angeles News

Funcionarios del condado de Los Ángeles informaron 31 nuevas muertes por coronavirus el domingo de Pascua, el mayor total en un solo día desde que comenzó el brote.

Veinticinco de esos decesos fueron personas mayores de 65 años, y las otras seis tenían entre 41 y 65 años, precisaron los funcionarios de salud.

En total, 296 residentes del condado de Los Ángeles han muerto por COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. El número de infecciones confirmadas en el Condado aumentó a 9,192, un incremento de 323 desde el sábado pasado. Esa es la cantidad más baja de casos nuevos en un solo día desde el 27 de marzo.

Hasta el domingo, la cifra más alta de fallecidos en un día en el condado de Los Ángeles fue de 29, registrada el 8 de abril.

Mientras tanto, en todo California, las comunidades marcaron las festividades de Pascua con nuevas restricciones para mantener a las personas puertas adentro y lejos de las reuniones públicas, donde podría propagarse el coronavirus.

Para disuadir a las multitudes de reunirse para celebrar al aire libre, como suele ocurrir, todos los parques, lagos y jardines botánicos del condado de Los Ángeles estuvieron cerrados al público. Se advirtió también que las autoridades se asegurarían de que no hubiera congregación de personas.

“Es doloroso actuar así”, aseguró el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, la semana pasada cuando anunció la orden.

“Pero no podemos permitirnos que haya un grupo de incluso unas pocas personas juntas, y que transmitan esta enfermedad a más gente y mueran”.

Screen Shot 2020-04-13 at 5.05.10 PM.png

Una foto de Henry y Gloria Lucio. El reverendo Ricardo Viveros pidió a los feligreses que enviaran fotos de sí mismos para colocarlos en los bancos de la Iglesia Católica Holy Trinity, en Atwater Village, en Los Ángeles.

((Gary Coronado / Los Angeles Times))

El popular sendero de caminatas alrededor del lago de Silver Lake permaneció abierto, pero se convirtió en una vía de ida el sábado. Los peatones debían permanecer a seis pies de distancia y usar máscaras.

“Si todos podemos caminar en la misma dirección, practicar el distanciamiento social y usar máscaras faciales, estaremos saludables y tendremos opciones para hacer ejercicio durante la pandemia”, afirmó el concejal Mitch O’Farrell en un video publicado en las redes sociales.

Las ciudades de Burbank, Beverly Hills, Culver City, Hermosa Beach, Long Beach, Santa Mónica y West Hollywood también anunciaron que sus parques estarían cerrados y que violar las órdenes podría derivar en un delito menor.

Ahora se exige que los clientes usen coberturas faciales al visitar tiendas de comestibles y otros negocios esenciales en la ciudad de Los Ángeles, así como en muchas otras urbes cercanas.

Los trabajadores de algunas de esas empresas informaron el domingo que los clientes parecían cumplir con el nuevo mandato.

Aki Hirata, gerente de planta del mercado Nijiya, en Torrance, describió que había confusión entre los clientes el viernes, cuando entró en vigor el pedido. Pero en general, consideró, “todos han sido bastante buenos” sobre el uso de mascarillas. Y eso hace que Hirata, un empleado de servicio esencial, se sienta mucho más seguro, explicó.

Los funcionarios de salud insisten en que las medidas estrictas de distanciamiento social son esenciales para combatir la propagación del coronavirus y minimizar el número de muertes. En todo el estado, más de 730 personas fallecieron por el COVID-19.

En cumplimiento de la prohibición de las reuniones grupales, muchas iglesias en Southland realizaron sus servicios de Pascua en línea.

“Nada puede separarnos del amor de Dios, ni la persecución, el hambre, o la peste”, remarcó el arzobispo José H. Gómez, de la Arquidiócesis de Los Ángeles, en un comunicado. “Y tampoco esta pandemia”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Leave a Reply